Buscar
  • helgafinseth

El color de las paredes de tu casa puede influir en tu estado de ánimo.

¿Cómo elegir el que mejor se adapta a tu personalidad o el que va mejor con tu ritmo y estilo de vida? Este artículo te ayudará con consejos específicos.


Ten en cuenta esto antes de empezar:

  • Los colores son subjetivos, cada uno ve un color diferente.

  • El color es clave al momento de iluminar un espacio.

  • Cada color tiene características propias.


Al momento de decorar tu casa todo empieza con el color de una pared... y siendo tu casa tu lugar seguro, tu refugio, donde pasas tanto tiempo contigo y los tuyos, debes prestar atención a cómo cada color va a estimularte e influir en tus emociones y pensamientos.


Para decidir los colores y tonos que se adapten más a ti necesitas determinar cómo quieres sentirte en cada ambiente.


BLANCOS:

Es un color neutro. Por excelencia es el color que da más sensación de amplitud, te llena de luz la habitación, brinda tranquilidad y frescura y además, es perfecto para complementar tu decoración con otros accesorios que le den color al espacio como muebles, cojines o adornos.


ROJOS:

El color de la pasión... también se relaciona con la actividad e incluso con la furia, por ello debes usarlo con precaución. Ideal para darle detalles a una habitación pero no sería el idóneo para superficies muy grandes o donde permanezcas mucho tiempo.


AZULES:

El color favorito de mucha gente por su efecto relajante que fomenta la armonía y la paz. ¡Ideal para personas con estrés! Se recomienda un tono azul pastel en dormitorios para las personas que son muy irritables. Cuida el tono porque un tono muy eléctrico puede tener un efecto demasiado impactante.


AMARILLOS:

¡Este color es pura energía! Propone optimismo y vitalidad en los espacios y queda estupendo en paredes. Lleva alegría y luz a tu casa jugando con la tonalidad perfecta sin que sea muy brillante. En la cocina queda perfecto este color.


VERDES:

Es el color de la naturaleza y la diversidad de tonos que tiene es ilimitada, desde un tono pastel hasta un verde muy vivo. Solemos asociarlo a salud y esperanza por lo que es muy usado en decoración. Un verde pistacho por ejemplo es muy cálido y transmite frescura. Queda ideal en tonos suaves en los baños dando relax a este lugar de la casa.


MORADOS:

Muy usado en decoración últimamente. Están entre los cálidos y los fríos dependiendo su tonalidad más resaltante. Los que se acercan a los rojos están relacionados con el misterio y la creatividad, mientras que los tonos que se acercan al azul son más refrescantes y relajados. Es ideal para la reflexión, crear un espacio íntimo y personal por lo que quedará espectacular donde lo pongas.


NARANJAS:

Un color cálido y acogedor. ideal para el ambiente familiar como la sala o sala de estar. Estimula la creatividad, da frescura y brinda muchísima luz. Un detalle más, es ideal para combinar con blanco o con maderas oscuras, queda bien con todo!



Como puedes ver, hay infinidad de colores y dentro de ellos diferentes tonalidades hacen que debas tomarte un momento para elegir. No uses un color que te aburra pronto, prueba con tonos más neutros y llena de color con accesorios. Por el contrario, si te gusta cambiar, puedes probar cada cierto tiempo un color diferente y notar cómo te estimula de manera particular. Disfruta decorar tu hogar con los tonos en paredes y probar diferentes ambientes con estas recomendaciones.


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Únete a nuestra lista de correo

No te pierdas ninguna actualización